Adiós a la vida

Mientras quede uno vivo, no podrán decir que no existió”.

Contar la vida de los aragoneses de los campos de exterminio; una vida marcada por el olvido. El documental sirve de homenaje a todas esas personas que lucharon por la libertad, no solo en los campos de concentración sino a lo largo de toda su vida.

La nieta de Antonio Egea, uno de los supervivientes, es el puente de unión entre la actualidad y el pasado. Ella recoge el testigo de los pocos aragoneses que quedan vivos, con el objetivo de que sus historias.

No se olviden